TERMALISMO

 

ico Inicio ico Contacto

 

VILLAS TERMALES DE ANDALUCÍA

BALNEARIOS EN PROYECTO

 

 

Aguas mineromedicinales,
manantiales de salud

 

 

gotasDesde tiempos prehistóricos, el agua ha sido elemento clave en la configuración de las sociedades: a menudo la presencia de un manantial determinaba en sus alrededores la edificación de un poblado o el trazado de determinadas rutas. Aparte de la evidente riqueza que representa un simple curso de agua, existen manantiales cuyo valor va mucho más allá. Nos referimos a las aguas mineromedicinales y termales. Se trata de aguas que circulan a más profundidad de lo habitual y que, por eso mismo, permanecen más tiempo en contacto con los minerales del subsuelo. Eso hace que se carguen con una determinada mineralización o que alcancen una temperatura inusualmente alta. Por su composición físico-química, estas aguas poseen propiedades que las hacen aptas para fines terapéuticos, para lo que han de contar con una declaración de «utilidad pública».

Andalucía cuenta actualmente con un buen número de manantiales de aguas mineromedicinales, en total más de 200 declarados, siendo la región española con mayor número y caudal de este tipo de aguas. Sin embargo la oferta termal se concentra básicamente en municipios de las provincias orientales de la Comunidad: Almería, Granada, Jaén y Málaga. Se trata de pueblos de interior ligados desde antaño a sus manantiales y que disponen todavía hoy de balnearios en actividad. Cada uno de ellos posee su propia personalidad, que le viene dada por las propiedades específicas de sus aguas mineromedicinales y por los tratamientos que con éstas se aplican. Estamos hablando de las Villas Termales de Andalucía.

 

La presencia de tantos manantiales en esta región no es casual: la diversidad hidrogeológica de Andalucía es notable y responde a la gran variedad geológica, geográfica y climatológica de nuestra tierra. A la presencia de fallas alpinas hay que sumar que la región esté situada en una zona de contacto de placas, que experimenta una actividad sísmica notable y, en general, que presenta gran complejidad tectónica. Parte de los manantiales de Andalucía, como es el caso de los nacidos en Sierra Nevada, son alimentados por nieves y lluvias,por lo cual tienen un grado de mineralización más débil. Otros, aquéllos que afloran por el contacto de los dominios alpino, bético y hercínico con la gran depresión del Guadalquivir, contienen más minerales.

Andalucía oriental, especialmente la provincia de Granada, suele ser relacionada con las aguas termales, dada su gran riqueza y variedad en manantiales. Son características las aguas sulfatadas o bicarbonatadas sulfatadas de Cortes y Graena, Villanueva de las Torres o Alhama de Granada. Conviene no olvidar a Lanjarón, caso único porque allí coexisten un gran número de aguas mineromedicinales de muy diversa composición. En otros puntos de Andalucía hay manantiales de menor caudal pero dotados de una mineralización de gran interés terapéutico: es el caso, por ejemplo, de las excelentes aguas sulfurosas de Carratraca, las aguas carbonatadas de Tolox o las aguas bicarbonatadas de Alhama de Almería.

El agua es, sin duda, el mejor valor de estos municipios, aquello que los convierte en atractivos destinos y a su vez, en fuente de vida y salud.

 

 

 

 

 

 

 

(c)2009 TERMALISMO DE ANDALUCIA  marcador Aviso legal