Internacionales

Mystery in gallery episodios : segunda temporada

Conocer mujer 391529

Y esto es así, porque por falta de urbanidad y de un porte fino y cortesano, podemos hacernos crueles enemigos que se ceben en nuestra reputación y nos hagan infelices. I La urbanidad en general «Dícese leemos en una Guía de urbanidad escrita por madama Celnart que la sola costumbre de mezclarse en el mundo inspira el buen gusto y los modales amables y sencillos, que constituyen la verdadera urbanidad de ciertas mujeres cultas, pero este es un error. En resumen, que la cultura sea la expresión completa de la civilización cristiana y el vestido que encubre una verdadera virtud y un profundo amor al bien. La persona culta es medida en sus palabras, prudente en sus expresiones. El orgullo y la vanidad, la altivez y la presunción, son siempre los modales de la gente soez y sin culta educación. Así es que, aunque se tenga la desgracia de carecer de ese distintivo de la especie humana, debemos, siempre que estemos en un templo dedicado a Dios, guardar un respeto mucho mayor que el que podemos tributar a cualquier ser humano. Es una falta intolerable la de familiarizarse con la iglesia bajo pretexto de que la visitamos con frecuencia. Las disputas que tienen lugar muchas veces en torno de los confesonarios son dignas de una grave reprimenda, y es allí principalmente en donde se conoce el grado de buena o mala educación de las mujeres. Burlarse de la fe, ese sentimiento poderoso, íntimo, casi involuntario, delante del cual no se atreve a elevar la voz la ley; arrancarles sus creencias y entregar al tormento de la duda a corazones antes piadosos y tranquilos, es un acto no solamente de crueldad muy grande, sino una prueba de mal gusto, de intolerancia y de descortesía.

Durante la temporada, una serie de dibujos animados de diversa duración fueron producidos por Jack Laird con el fin de extender los episodios a los 50 minutos requeridos. La caricatura satisfacción garantizada se añadió durante la emanación en varias emisoras locales. Herbie Bittman, un niño profeta, se niega a seguir usando su don cuando descubre que solo puede predecir desastres Horribles. La joven Betsy es contratada como niñera por un padre curioso, un vampiro. Peter Lacland pide ayuda a un cirujano, después de darse cuenta de que su mano derecha se ha convertido en una entidad por derecho propio, cuya voluntad es matar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.