Posibilidades

Videos Privados De Esposas

Me muero de 821810

Necesitó instarla mucho y muy cariñosamente para lograr saberlo. Y la atrajo suavemente. Maximina depositó en su oído: —Ayer he pasado muy mala noche. Se me figuró que me lo habías dicho con cierto retintín Toda me volvía dar vueltas en la cama Cuando la criada se levantó, le pregunté como quien no quiere la cosa si te había llamado. Me dijo que sí, y respiré. Tenía miedo que al preguntarte el cura si me querías dijeses que no Las señoritas de Cuervo despertaron.

Para un gallardo joven 1. Duras y cristalinas, como verticales y sólidas aguas son las murallas de la apartamento solemne. Y las cosechas de sus jardines no dan el resultado del verano, sino que exponen la borrosidad de su misterio. Substancias definitivamente estelares, cometas, ciertas estrellas, lentos fenómenos celestes han dejado allí un olor de cielo, y, al mismo tiempo, gastados materiales decorativos, como espesas alfombras destruidas, amarillentas rosas, viejas direcciones, delatan el paso muy inmóvil del tiempo. Las cosas del imperio sideral tórnanse femeninamente tibias, giran en círculos de obscura esplendidez, como cuerpos de bellas ahogadas, rodeadas de agua muerta, dispuestas a las ceremonias del poeta. Colores obispales y cambios de claridad alternan en su morada, y estas luces duales se suceden en perpetuo ritual. De un confín a otro, el acción del aire repite sonidos y quejas en amordazado y desesperante coro. Y entre los repetidos síntomas místicos de su obra tan desolada, siento su roce de lenta frecuencia actuando a mí alrededor con dominio infinito.

Por monicasotoicaza Los libros siempre han estamento ahí, a mi alcance. Primero de mi apatía, después de mi anécdota, ahora de mi fascinación. Desde mis primeros recuerdos los libreros llenos de lomos con títulos sugerentes y grosores tan diversos como la humanidad son habitantes de los espacios donde escapada, como cómplices incondicionales de mis locuras. Los primeros que recuerdo son El nuevo tesoro de la juventud, enciclopedismo con 20 tomos gris con rojo que fueron fuente de todos mis trabajos de primaria y secundaria. Me acuerdo de Por quién doblan las campanas, de Hemingway, que me llamaba la atención porque el significado que existía en mi mente de la palabra doblar no tenía nada que ver con campanas, que por género son de materiales no maleables.

Leave a Reply

Your email address will not be published.